sábado, 29 de enero de 2011

mas cosas del sillar







Origen.
En Arequipa se encuentra en estado natural en zonas como Añashuayco en el distrito de Cerro Colorado que es considerado como  la cuna del sillar, las canteras de Santa Isabel de Siguas, Yura, Uchumayo, etc.
El origen del sillar es producto de una terrible explosión en la superficie de la tierra  de la cual salieron grandes descargas de un material ígneo similar a la espuma, material que al solidificarse se convierte en  ignimbrita, que en Arequipa toma el nombre de  sillar; este fenómeno que asoló Arequipa sucedió en dos ocasiones, el primero hace 13 millones de años aproximadamente; la otra hace 2 millones y medio de años en el pleioceno superior. Por  eso no es correcto decir que el sillar viene de la erupción de los volcanes cercanos como el Misti o el Chachani.
Desde sus orígenes, el sillar ha sido un material muy apreciado, especialmente aquel de color rosado, un tanto más escaso que aquel de color blanco.
El sillar fue integrado a las construcciones arquitectónicas por el hombre andino desde épocas prehispánicas y pre incas, prueba de ello es el centro arqueológico de Pampa La Estrella en el distrito arequipeño de Uchumayo, además de este lugar destaca nítidamente la ciudadela de sillar de Mollorco en el valle de Pachana que se encuentra en Chuquibamba.
Es  el principal material de construcción de la  arquitectura arequipeña tradicional, el sillar es el principal protagonista de la obra civil y que tiene, en sus casonas y sus principales edificios religiosos, la representación más autentica de una arquitectónica de origen volcánico
La arquitectura de la Arequipa de antaño respondió también a las condiciones telúricas del suelo, rodeado de volcanes y cumbres nevadas. Los muros de sillería de las edificaciones tienen anchos entre los 50 y 90 centímetros, llegando, en algunos casos, a superar los 120 centímetros en el caso de algunas iglesias.
La técnica constructiva original incluía el uso de morteros especiales a los que se solía agregar claras de huevo, con la finalidad de incrementar las capacidades de adherencia de las unidades de sillares, los que se utilizaron tanto en muros como en techos, éstos últimos con forma de bóvedas de cañón, sobre las cuales se efectuaron rellenos de carga muerta aligerada, para dar las pendientes necesarias para facilitar la evacuación de las aguas de lluvia, así como para contar con el peso necesario para mantener las bóvedas bajo suficiente presión externa.
De igual manera, los arcos  y las gradas de las edificaciones fueron hechos también con sillar, demostrando que su uso era muy variado, inclusive en algunos patios se puede apreciar el sillar como parte del piso acabado, mezclado con piedras de río, a manera de escaques de ajedrez.
La quebrada de Añashuayco tiene una longitud de 18 kilómetros y se extiende desde Cerro Colorado hasta el distrito de Uchumayo.de esta zona se extrajo el material que se usó en las edificaciones del área monumental, que hoy gozan de la declaración de patrimonio cultural por la Unesco. En ella existen tres canteras de sillar: Canterillas, La Paccha y La Grande.
En el 2008, la quebrada de Añashuayco fue integrada a un corredor turístico que promocionaba entre los visitantes de la región el trabajo de los talladores de sillar en las canteras.
Características
El sillar es un material de naturaleza volcánica se labra por varias de sus caras en forma de un cubo rectangular en Arequipa hay varias canteras función mágica antes de la conquista y función arquitectónica durante la dominación española  para hacer templos edificios portales polares cúpulas piletas  armadas y unidas por medio de arena y cal en ninguna ciudad del mundo se usa de la misma manera este sedimento
 El sillar es vendido por los talladores en las mismas canteras y su venta se hace en “tareas”, que son paquetes de 200 unidades con dimensiones aproximadas de 50 x 30 x 20 centimetros y un peso aproximado de 45 kilos por unidad. Al ser un material poroso, es bastante absorbente de humedad, su textura es muy rica y estéticamente agradable
Proceso De Extracción Del Sillar
Desbronce: Limpieza.
Partido: División del bloque.
Corte: Trazado y corte del sillar.
Refilado: Emparejar en ángulos exactos.
Labrado: Acabado plano de las caras.
Selección y Apilado: Control de calidad y selección.

Como ha cambiado con el paso de los tiempos
En algún momento la gran mayoría de edificaciones en Arequipa tenían  el blanco del sillar en contraste con color verde del valle. Un contraste que se ha perdido con el paso del tiempo.
El empleo y la utilización del sillar  no ha sido heredara de los españoles. Los antiguos habitantes del valle del río Chili, conocían  técnicas de manejo del sillar mucho antes de la llegada de los españoles.
Los colonizadores trajeron sus propios implementos para construir sus edificios de acuerdo a las técnicas que conocían, como el adobe, piedra y madera; e intentaron prohibir el uso del sillar en las iglesias públicas. Sin embargo, el terremoto de 1582 y las dificultades encontradas por los albañiles españoles para reconstruir la ciudad a la manera antigua hizo que se hicieran mano del sillar para adaptarlo a sus gustos barrocos.
Un gran ejemplo de ello es la construcción de la iglesia de la Compañía de Jesús, hecha totalmente en sillar con estilo barroco europeo, iniciada en 1595 y concluida en 1698.
En el Perú, son muy pocos los lugares donde la arquitectura colonial se ha fusionado con la arquitectura nativa con el  uso de materiales propios del lugar, han resultado en un producto arquitectónico de singular valor.
Influencia social
En este aspecto hay que resaltar el trabajo de los canteros que se encargan de moldear el sillar, esta labor es muy difícil porque se  tiene que soportar el intenso calor y el reflejo de  los rayos solares. Es un trabajo peligroso, anualmente muere un promedio de cuatro trabajadores producto de los derrumbes, además  la inhalación de gases que les produce, con el paso del tiempo, un mal conocido como silicosis.
Para proteger a la ciudad de los terremotos, los albañiles combinaron las técnicas incaicas con sus conocimientos, prefiriendo la construcción de fincas de un solo piso, de paredes gruesas y techos con forma de bóveda, desechándose la costumbre europea de los techos a dos aguas, que no ofrecían mucha resistencia ante los movimientos telúricos. La conocida “lluvia de tejas” del terremoto de 1604 fue el punto de partida en el cual los techos arequipeños comenzaron a tener un sistema de drenajes para eliminar el agua empozada de las lluvias. Muchos estanques y canales de regadío han sido construidos con sillar
En la actualidad, la casona típica arequipeña, hecha de este material, ha caído en desuso para darle paso a las construcciones de material noble, pero la zona monumental de la ciudad se ha mantenido intacta.
De ser un material exclusivo de la fina arquitectura arequipeña, en la actualidad el sillar es un material “popular” y bastante económico, lo que ha motivado una emigración arquitectónica, por cuanto dejo de ser utilizado por los sectores sociales pudientes para convertirse hoy en el material más utilizado en las viviendas de los pueblos jóvenes ubicados en la periferia de la ciudad aunque hay que añadir que incluso ahí se está optando por preferir las construcciones de material noble





Importancia turística
En Arequipa el sillar es el principal protagonista de la obra civil  las más importantes son  las construcciones coloniales del  centro histórico.
Todo turista que llega a Arequipa se queda maravillado por el imponente sillar utilizado en todas las construcciones del centro histórico.
Una de la que mas resalta es Santa Catalina, la catedral y la plaza mayor, la iglesia de la Compañía de Jesús, el mirador de Yanahuara, los molinos de Sabandia, la mansión del fundador también algunas casonas de gran importancia como la Casa Moral, la Casa de Tristán del Pozo, la Casa de Iberry, la Casa del Pastor y la Casa Goyeneche.
Conclusiones
El sillar ha sido y será una atracción para los visitantes en Arequipa por lo que se debe poner en valor y rescatar las construcciones que están en aparente abandono preservándolas y refaccionándolas
El sillar es un recurso agotable por lo tanto se debe mejorar las técnicas de  extracción en las canteras  capacitando a los canteros para evitar su desperdicio
Se deben crear talleres para capacitar a personas en el cuidado y mantenimiento de las casonas y edificaciones que tienen al sillar como material
Para recuperar en algo la prestancia de antaño, sobretodo del centro de la ciudad se debe de ver la forma de que por lo menos todas las construcciones en el centro histórico sean de color blanco ya que muchos edificios multicolores han reemplazado a las antiguas casas hechas de sillar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada